Open top menu
martes, 31 de enero de 2012

Los rallyes son unas competiciones automovilísticas basadas en recorridos cronometrados en carreteras y travesías por asfalto, tierra e incluso nieve. Los primeros eventos aparecieron en el Rally de Monte Carlo en 1911, aunque no tuvieron demasiada repercusión en la sociedad.
A partir de los años 50 comenzó a extenderse la afición por este tipo de carreras, sobretodo en Francia e Inglaterra. De este puntó se generalizó hasta alcanzar un nivel mundial, con numerosas categorías y competiciones.

En el año 1957 se publicó el primer reglamento, el Formulario Internacional de Homologación, un preludio de la FIA. Entre estas reglas estaban incluidas las de seguridad para evitar los accidentes mortales en las etapas y una serie de grupos de competición dependiendo de la cilindrada.

En el sector de la seguridad en los vehículos, son obligatorias las siguientes medidas:
  • Los pilotos y copilotos están obligados a equiparse con un mono y guantes ignífugos, un casco homologado, el sistema Hans y unos botines.
  • Los vehículos que participen deben estar equipados con barras antivuelco, asientos tipo baquet, sistemas de extinción de incendios, cinturones de seguridad de cinco anclajes, faros delanteros de competición y neumáticos adaptados a los rallyes.
  • Cada equipo debe contar con una serie de técnicos y mecánicos que colaboren con el piloto en la realización de los tramos.
  • En cuanto a los espectadores se recomienda que se sitúen en los lugares facilitados por la organización como las gradas y explanadas. Nunca se recomienda el posicionamiento en las curvas cerradas y en zonas de fácil acceso para los coches de competición en caso de choque.

Los campeonatos se basan en diversas pruebas en diferentes lugares. Los pilotos que participen en dichas carreras obtendran puntos en función de su posición en la clasificación, los cuales se irán acumulando en la general. Al finalizar el campeonato, el primer clasificado en la general será el ganador final.
A lo largo de los años se distinguiron diferentes categorías:

Grupo B

Sin duda los coches de rally de los Grupos B son los más recordados en la actualidad, recorrieron las carreteras en los años 80. Dichos vehículos equipaban una tracción a las cuatro ruedas y cosechaban una gran cilindrada. Las grandes firmas del motor no tardaron en aparecer en el Grupo B, como Audi (Audi Quattro), Opel (Opel Ascona) y Lancia (Lancia 037 y Delta S4). Tras un grave accidente en el Rally de Portugal en el que fallecieron varios espectadores, la FISA canceló las competiciones Grupo B. Algunos de los pilotos más competitivos fueron Hannu Mikkola, al volante de un Audi Quattro; y Walter Röhrl a bordo de un Opel Ascona.

Grupo A

El Grupo A fue el predecesor de los WRC y se desarrollaron en los años 90. Se consolidó la seguridad en los campeonatos, mejorando las características de seguridad en los coches y mejorando las instalaciones para el público.
Lo más característico de los Grupos A es la entrada de las marcas japonesas, como Toyota (Toyota Celica), Subaru (Subaru Impreza) y Mitsubishi (Mitsubishi Lancer Evo).
Los pilotos más destacados fueron Colin McRae, piloto Subaru; y el finlandés Tommi Mäkinen con el Mitsubishi Lancer Evolution.

World Rally Car

En la actualidad es la competición por excelencia en los rallyes, y cuenta con un gran número de seguidores por todo el mundo.
Los vehículos cuentan con una gran tecnología, tracción a las cuatro ruedas, motor de cuatro cilindros, turbocompresor, sistemas anti-lag y cajas de cambios secuenciales.
Los pilotos más conocidos de esta modalidad son Marcus Gronholm, Petter Solberg, Carlos Sainz, Colin McRae, Sebastien Loeb y Daniel Sordo; con marcas como Peugeot, Subaru, Citroën y Ford.

A continuación os mostramos un reportaje del Rally de Montecarlo:

Published:
Different Themes
Top10coches.com

Afición por el mundo del motor.