Open top menu
sábado, 25 de octubre de 2014

Con este nuevo deportivo, con motores de 462 y 510 CV, la firma alemana presenta un rival para competir con el siempre “intocable” Porsche 911.
La historia de Mercedes-Benz y su división deportiva, AMG, vive una nueva etapa. Después de una época de colaboración con McLaren, y de su estreno en solitario con el SLS AMG, sigue adelante con un nuevo modelo, el GT. Un cupé deportivo biplaza, de 4,55 metros y apenas 1.540 kilos, al que le han impuesto un objetivo claro: batir al Porsche 911… y, ya de paso, a los Audi R8 y Jaguar F-Type Coupé.

Con una estética espectacular, en la que destaca un alerón trasero de tipo móvil, el GT ofrece al conductor un habitáculo deportivo, inspirado en la competición, pero con multitud de elementos lujosos. Especialmente, llama la atención el mando AMG DRIVE UNIT, que permite manejar los distintos sistemas del vehículo, e incluye una superficie de manejo táctil. De este modo, por ejemplo, para introducir una dirección el navegador, basta con escribirla con el dedo. 

El camino escogido para superar a Porsche es un nuevo motor 4.0 V8 biturbo, con dos niveles de potencia: 462 para el GT y 510 para el GT S. Las dos versiones cuentan con la caja de cambios automática de doble embrague AMG SPEEDSHIFT DCT, con siete marchas, que se puede manejar con unas levas tras el volante.

Con 462 CV, la versión más “humilde” alcanza una velocidad máxima de 304 km/h (limitada) y una aceleración hasta 100 km/h de apenas 4,0 segundos. Mientras, la de 510 eleva las cifras hasta los 310 km/h (limitado) y los 3,8 segundos. En ambos casos la propulsión es trasera y cuentan con distintas opciones de diferencial autoblocante: mecánico en el menos potente y electrónico en el más poderoso. 
Entre el equipamiento que pueden ofrecer, encontramos la suspensión controlada electrónicamente AMG RIDE CONTROL y el sistema de escape PERFORMANCE. Ambos son de serie para el GT S y opcionales para el GT, y se pueden manejar desde el selector de modos de conducción AMG DYNAMIC SELECT. Este sistema permite al conductor escoger entre cinco modalidades de conducción, desde CONTROLLED EFFICIENCY, más eficiente, hasta RACE, más deportivo. Otra opción interesante que los conductores pueden incluir, es un equipo de frenos de compuesto carbocerámico. Un extra imprescindible si se va a usar en circuito… 
Published:
Different Themes
Top10coches.com

Afición por el mundo del motor.