Open top menu
viernes, 10 de octubre de 2014

En colaboración con Ducati, Volkswagen nos presenta cómo debería ser el deportivo del futuro: atractivo, aerodinámico, potente… y más que eficiente.
Si seguís con cierto interés el mundo del motor, sabréis que, en 2012, el fabricante italiano de motos fue adquirido por el Grupo Volkswagen, a través de Audi. Una explicación que no está de más, para entender de dónde sale este modelo futurista.

Pero la historia del modelo que os presentamos, se remonta más atrás en el tiempo. A comienzos de 2013, VW presentó el XL1, un modelo híbrido y artesanal, del que apenas se planificaron construir 250 unidades. Y sobre esa base el fabricante alemán ha presentado, en el Salón de París, el nuevo XL1 Sport.

La primera diferencia con el modelo original es grande: se sustituye el sistema de propulsión híbrido, por un motor bicilíndrico de origen Ducati, que entrega 200 CV. En concreto, el mismo que emplea el modelo 1199 Superleggera, por lo que se mantiene la distribución desmodrómica. La segunda diferencia, también importante, es que se esperan fabricar 500 unidades. La tercera, de carácter más anecdótico, es que las dimensiones crecen, frente al XL1, en todos los sentidos.
Siguiendo con la filosofía de las dos ruedas, se ha trabajado en reducir al máximo el peso del conjunto, que se queda en los 890 kilos. Una cifra que se alcanza gracias al empleo de plástico reforzado con fibra de carbono, en la carrocería, o de magnesio, en las llantas de aleación. También se ha perfeccionado la aerodinámica, con especial atención a las entradas de aire y al alerón trasero, de tipo retráctil.

Gracias a todo ese esfuerzo, a pesar de disfrutar “solo” de 200 CV, puede alcanzar los 270 km/h y acelerar hasta 100 en 5,7 segundos. Datos, todo sea dicho de paso, inalcanzables para muchos deportivos de su misma potencia.
Published:
Different Themes
Top10coches.com

Afición por el mundo del motor.